Consigue apoyo para hacer crecer tu cultivo

La agricultura no es un trabajo fácil, hay demasiado esfuerzo y muchísimas cosas que pueden salir mal desde el momento en el que se planta la semilla hasta que se vende el producto acabado.



Por suerte, el gobierno mexicano lo sabe y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) brinda muchísimos apoyos a los agricultores para que puedan prosperar.

Si eres productor o productora, a través de sus Programas y respectivos componentes, la SAGARPA pone a tu alcance diversos incentivos y/o subsidios económicos para las diferentes etapas de los proyectos, así como simplificación y respaldo financiero para adquisición de créditos, inversión para el desarrollo de capital físico, humano y tecnológico.

Solo en el 2016 la SAGARPA ofreció nueve programas de apoyo y 43 componentes que están dirigidos a facilitarte la vida. Por supuesto, tienes que estar dispuesto a embarcarte en un trámite gubernamental que no siempre es lo más cómodo del mundo, pero la resolución favorable tiene una alta probabilidad de suceder, solo es cuestión que estés dispuesto a dedicarle el tiempo necesario.

Los programas que ofrecidos fueron: Fomento a la agricultura; Productividad Rural; Productividad y Competitividad Agroalimentaria; Fomento Ganadero; Fomento a la productividad pesquera y acuícola; Sanidad e Inocuidad Alimentaria -Comercialización y Desarrollo de mercados; Concurrencia con entidades federativas y Apoyos a pequeños productores.


Si quieres más información, no dudes en ingresar en la página web de la SAGARPA (www.sagarpa.gob.mx).

4 consejos para que tu ganado crezca sano y fuerte

Criar ganado es una de las formas más antiguas –y más nobles- de ganarse la vida. Conocer algunos consejos esenciales puede ayudarte a iniciar o mejorar tu proceso de crianza.



1. Proporciónales un pastizal abundante del que comer: esto es lo más importante del cuidado del ganado. Si no sabes cómo ni qué comen no puedes esperar que tengan una vida larga. Aún cuando el ganado come principalmente pasto y pueden pastar en los pastizales, algunas operaciones requieren alimentos extra como forraje, heno y grano para el ganado que necesita ser cuidado o criado en áreas secas o corrales.

2. Permite que tengan agua y otros minerales cerca para que los consuman cuando quieran: el agua es el nutriente más importante para cualquier ganado y sería inhumano y poco sabio negarles este recurso. Los minerales en la forma de mineral suelto con sal o un bloque de sal son también importantes, ya que el ganado tiene una gran necesidad de sal por el tipo de alimentación que llevan.

3. Preocúpate por su salud: mantén al ganado al día con las vacunas y programas para desparasitar o despiojar. Esto es en particular muy importante si no tienes al ganado encerrado. Ciertas clases de ganado son más propensos a ciertas clases de enfermedades que otros, así que asegúrate de hacer un chequeo con un veterinario de animales grandes.

4. Mantén en buen estado las cercas y la maquinaria. Las buenas cercas son buenas para los vecinos. Un buen mantenimiento a la máquina hace más feliz a los granjeros. Estos tipos de cosas se deben tener en mente al cuidar el ganado.


Ten en mente que para seguir estos consejos tienes que estar dispuesto a trabajar mucho, algo que de por sí se requiere si estás en esta línea de negocio. Cuidar el ganado no es algo que pueda hacer cualquiera, pero trátalos bien y ellos te devolverán tu esfuerzo con creces.


3 tips para hacer que los cultivos sobrevivan a las sequías

La sabiduría de antaño sobrevive en las técnicas modernas. ¿Cómo puedes hacer lo mejor con tus cultivos sin depender por completo de una buena temporada de lluvias?


1. Almacena agua limpia: cuando hay sequía, por definición, para salvarte necesitas agua y el mejor momento para conseguirla es cuando no estás en sequía. Para esto, es buena idea comprar tinacos de buena calidad que te permitan guardar grandes cantidades de agua que se mantenga limpia y lista para usarse en cuanto se necesite. Esto puede resultar en una inversión importante pero que te alegrarás de haber hecho cuando las cosas se compliquen.

2. Eficiencia del riego:no sólo debes asegurarte que tu sistema de riego esté operando eficientemente, sino también de minimizar la evaporación de agua en sus aplicaciones de riego, regando al anochecer o temprano por la mañana. Al examinar su sistema de riego, fíjate en lo siguiente:
• Fugas de agua
• Líneas obstruidas
• Aspersores gastados.

3. Manejo con viento: es importante que el agua aplicada llegue a la zona de la raíz. Tú debes asegurarte de evitar el desperdicio de agua lo más posible, ya sea por evaporación o por condiciones ventosas, en cuyo caso no se recomienda regar; no tiene mucho sentido irrigar su campo si el viento presente está desviando el agua hacia zonas no cultivadas.
Para evitar la evaporación de su agua de riego se recomienda:
• Utilizar rompevientos, cultivos de abrigo y de cobertura.
• Utilizar cubiertas.
• Manejar el horario de riego

Como puedes darte cuenta, lo más importante para batallar una sequía es tener agua de reserva y luego tomar acciones para que esa agua sea aprovechada al máximo. Nunca intentes adivinar cuando la sequía va acabar, siempre actúa como si fuera a durar para siempre y sé lo más cuidadoso posible con los recursos que tienes a la mano.

La milpa: Uno de tus mejores aliados

En México, algunos agricultores tienen la percepción errónea de que la milpa empobrece el suelo y lo daña cuando en realidad, según un estudio realizado por Miguel Ángel Damián Huato, agroecólogo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), lo enriquece y eleva su producción en la siembra de maíz por temporal, a diferencia del riego.


La milpa replica a la naturaleza, pues en ella todo es diversidad. Los monocultivos que se inician en lugares como China (para el caso del arroz) o Mesopotamia (para el trigo) a la larga resultan fatigantes para la tierra, pues toman siempre los mismos nutrientes y no es fácil reponerlos. Por eso, fueron creados los agroquímicos cuyos efectos en suelos, cuerpos de agua y en la salud están más que documentados.

El maíz y el frijol son buenos ejemplos de equilibrio provocado por la milpa, que fija el nitrógeno que el maíz necesita. Esto también ocurre en la alimentación, pues entre los aminoácidos que conforman la proteína del maíz, falta la lisina que aporta el frijol. Otra manera de intercambio está presente en la calabaza. Lo ancho de sus hojas cubre los suelos y evita la evaporación; también impide el crecimiento de malezas.

Entre las plantas de la milpa se da lo que conocemos como aprovechamiento integral. El profundo conocimiento que los antiguos mexicanos tuvieron de la naturaleza y que está presente en las culturas indígenas de hoy permite que a lo largo del ciclo agrícola, que dura cerca de nueve meses, haya alimento casi en forma constante.

Proteger los maíces nativos y la milpa garantiza una forma de alimentación sustentable y sana, que nos permite autonomía y soberanía alimentaria.