¿Bien empieza? Bien acaba. Éxito integrado en el diseño de plantas industriales

La productividad y las operaciones optimizadas son parte de un camino sin final. Aun así, el camino hacia los buenos resultados usualmente pasa por un periodo básico de aprendizaje; en nosotros está la posibilidad de encontrar la ruta más corta hacia números negros y mayor margen de ganancia.



Parte de la solución está en el diseño inicial; los errores, excesos y gastos incurridos por uso ineficiente de los recursos pueden minimizarse si la distribución y acondicionamiento de la planta fue hecho apegado a las necesidades y planes de la administración. A continuación presentamos algunas de las consideraciones elementales para un buen diseño:

- El tamaño, ubicación, capacidad y espacios obedecen a la planeación estratégica de la administración. Antes de hacer trazos y análisis de costos para construir, debemos contar con información clara sobre las metas a corto, mediano y largo plazo, mercado, y generalidades sobre la maquinaria y procesos necesarios. Será altamente costoso hacer cambios a causa de documentación pobre.

- De acuerdo a procesos y flujos necesarios en planta, debe hacerse una planificación optimizada de cableado y tubería para evitar interrupciones y retrasos futuros a causa de ajustes y nuevos tirajes de líneas.

- Preferentemente involucrar a los dueños de cada área. En nuevos proyectos es posible que solamente haya un equipo esqueleto, pero es preferente que tanto en el inicio de la obra como en proyectos de optimización subsecuentes se invite al equipo de trabajo para recibir comentarios y sugerencias sustentados por conocimiento técnico y la experiencia operativa.

- Identificar el terreno y todas sus condiciones. Los diseños perfectos dejan de serlo, una vez que detectamos problemas en la condición mecánica del suelo, mantos freáticos, elementos de construcciones previas e instalaciones que puedan obstruir.

- Conocer a fondo las dimensiones y necesidades técnicas de la maquinaria a instalarse en cada área. Voltaje especial, cableados, aterrizaje, cimentación. Para grandes dimensiones, considerar construir alrededor de la maquinaria o planificar pasillos y áreas para servicio y movilización.

- Fases de crecimiento, contingencias. Entre las opciones al diseñar una planta industrial es diseñar la nave completa para ir ocupando su capacidad con el paso del tiempo.

Otra opción es hacer una planificación modular donde el diseño contemple áreas donde podamos abatir muros para futuras ampliaciones; de esta manera se puede hacer una inversión menor al principio para conservar liquidez que podemos utilizar en otras partes de la operación.

- Iluminación. Dependiendo de la actividad en cada área es el nivel de iluminación necesario. Como ejemplos, 100-250 lux en oficinas, 500-1,000 lux para trabajos con equipo de cómputo y mecánica, 10,000-20,000 lux para trabajo más detallado; debe planificarse la cantidad de focos necesarios, iluminación natural.

- Ventilación. El diseño debe considerar sistemas de ventilación o alternativas para circular aire de forma natural para la oxigenación del personal y dispersión de aromas y olores producidos por químicos y procesos.

- Logística. Las dimensiones de la materia prima y los productos que se manejan, al igual que rutas de acceso, puntos de embarque y desembarque. A considerar también si los puntos de embarque necesitan elevadores, sello hermético y ventanillas para embarque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario