Optimización en uso del agua: 5 sistemas de riego de consumo eficiente



La disciplina en el uso del agua es parte esencial en la recuperación del daño que los asentamientos humanos han producido en el ambiente. Más aún, la industria agrícola que tiene en hombros la responsabilidad de producir la alimentación necesaria para nuestra subsistencia, debe persistir en la investigación y desarrollo para conseguir mejores resultados en productividad, favoreciendo las soluciones sustentables que reduzcan el impacto al ambiente y fomenten su mejoría.

Los siguientes sistemas de riego están diseñados para la utilización eficiente del agua, que al aplicarlos podremos aspirar a mayor productividad y mejoras ecológicas:

1. Multicompuertas 
Este sistema utiliza una serie de tuberías livianas que pueden reconectarse y transportarse a distintas partes del terreno. Funcionan a baja presión (a menos de un metro de desnivel) con válvulas para controlar el caudal hacia los surcos, controlando así la cantidad de agua utilizada, surtiendo el líquido necesario de forma rápida y evitando desperdicios. La eficiencia de este sistema es comparable con la del goteo y el pivote central, con menor inversión.

2. Aspersión
Su diseño está pensado en imitar el proceso natural de la lluvia, de forma localizada. En conjugación de tuberías que reciben agua con una presión controlada y dispositivos que pulverizan el agua para caer por simple gravedad, se asegura que la distribución es homogénea en las zonas seleccionadas. El suministro de agua que asegura la presión puede ir en tanques de alta capacidad montados en un vehículo para seguir a los sistemas móviles o tener lugar fijo para las instalaciones de tubería permanentes.

3. Microaspersión
Siguiendo la línea en que se imita el proceso natural de precipitación, las tuberías y complementos producen gotas pequeñas, acompañados algunos de deflectores giratorios para aumentar el diámetro de distribución por dispositivo aspersor. Se conserva el beneficio de la uniformidad y el uso eficiente del agua para mantener los niveles necesarios de hidratación; entre sus aplicaciones está el riego en bajo volumen de cultivos hortícolas, fruticultura, plantas de ornato, viveros e invernaderos.

4. Goteo
Este sistema se caracteriza por distribuir de forma lenta y localizada, enfocando a cada planta de forma directa y evitar que el riego sea aprovechado por las hierbas no deseadas, representando uno de los métodos más eficientes al tener un control superior sobre la cantidad de agua utilizada y un bajo consumo de energía al no necesitar alta presión. Los dispositivos de goteo pueden ser fijos o por configuración automatizada, pudiendo aplicar dosis de nutrientes para mejorar el rendimiento del cultivo.

5. Drenaje subterráneo en terrenos agrícolas
Como su nombre lo dice, todo el manejo del agua sucede bajo tierra, ayudados por un sistema de tuberías que funcionan de forma similar al riego por goteo para alimentar a las raíces de forma más directa. Entre sus principales ventajas está el poder mantener la humedad incluyendo los días de temporada seca sin desperdicio, con una menor necesidad energética para la distribución. Al estar bajo tierra, no se promueve la manifestación de hierbas cuyas semillas son aerotransportadas.

Conoce más sobre la solución que te aportan Rotoplas Tanques.

No hay comentarios:

Publicar un comentario