Checklist para aumentar tus procesos de calidad

Aumentar tus procesos de calidad
Para asegurar que un negocio prospere, es necesario que los productos que lanza al mercado tengan la suficiente calidad como para dejar satisfechos a los compradores. Uno de los objetivos que siempre debe estar en la mente de los dueños de empresa es retener a los clientes, y eso se logra apostando por la calidad de los productos o servicios. Sin embargo, si se desea alcanzar cierto nivel de calidad y mantenerlo, hay que seguir procesos. 

A pesar de la existencia de los procesos, en ocasiones, las empresas pueden realizar prácticas erróneas. Estas situaciones que pueden dañar a una compañía pueden ser enfrentadas. A continuación presentamos un checklist que puede ser de utilidad si buscas mejorar tus procesos de calidad. 

  1. Evalúa a tu empresa: Lo más conveniente es guiarse con la norma ISO 9001: 2000. Esta norma puede servir como base y guía para los procesos de calidad de la empresa.
  2. Realiza evaluaciones continuas y capacitación de tus empleados: Cuando los empleados de una empresa no están lo suficientemente capacitados para realizar la tarea que deben hacer, el dueño de la empresa tiene que buscar a nuevos elementos para su equipo o invertir en la capacitación de los empleados con los que ya cuenta. Un buen director de empresa sabe que costear la capacitación de sus empleados no es un gasto, sino una inversión que le otorgará frutos a mediano o largo plazo. En el caso específico de la producción, contar con empleados capacitados puede mejorar la calidad de los productos o servicios que la empresa ofrece. 
  3. Asegúrate de contar con insumos de buena calidad: Aunque tu empresa se esfuerce por ofrecer diseños creativos e innovadores a sus clientes, si la materia prima que utilizas para fabricar tus productos no es de calidad, tu producto final no va a satisfacer a nadie. Contar con insumos de buena calidad, aunque cueste más dinero, a la larga te retribuirá mejores ganancias económicas. La calidad de tu producto final no depende únicamente de tus esfuerzos, sino de las materias primas que utilizas para fabricarlo. Además de los materiales para la fabricación de los objetos, se debe cuidar la calidad y el mantenimiento de las máquinas o herramientas de trabajo. 
  4. Da a conocer los procedimientos: Lo idóneo es que los miembros de tu equipo de trabajo conozcan el procedimiento de producción en su totalidad, así como los procesos de calidad. Para esto, la empresa necesita contar con documentos, como manuales de calidad que permitan conocer cómo se desarrollan los procesos de calidad según la norma ISO 9001:2000.
  5. Inspecciona el producto final: Antes de enviar el producto a las tiendas o distribuidoras, la empresa debe asegurarse del buen funcionamiento y calidad de cada pieza que ha fabricado. Lo normal es que una compañía establecida tenga rigurosos procesos de calidad que permitan tener la seguridad de que la mercancía terminada cumple con ciertos requisitos. 
Al aplicar estas medidas y otras que sean pertinentes para el ramo específico de cada empresa, la calidad de los productos fabricados aumentará, por lo que la compañía obtendrá mayores ganancias económicas a largo plazo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario