¿Cómo optimizar espacios en tu planta industrial?

Optimizar espacios en tu planta industrial
El espacio es un recurso limitado. Las fábricas, empresas y oficinas cuentan con determinados metros cuadrados para realizar sus operaciones, por lo que saber optimizar cada rincón es primordial para lograr un funcionamiento eficiente y eficaz para las plantas industriales. Lograr esa optimización se traduce en una mejora de la productividad y en ahorros para la compañía. 

Lo primero que se debe hacer es considerar el giro de la empresa. Es útil tratar de responder preguntas como ¿necesito espacio para un taller, depósito, área de atención al cliente, máquinas?, ¿de cuántos metros cuadrados dispongo?, ¿cómo distribuyen su espacio empresas similares a la mía?, ¿hay una normativa que determine si debo contar con área de primeros auxilios, vestidores, salidas de emergencia, etcétera?

Una vez que se hayan respondido estas preguntas, el encargado del diseño del layout debe tener en cuenta que el espacio de la planta industrial debe facilitar el movimiento y la colaboración al interior y entre distintas áreas. En otras palabras, el diseño no debe entorpecer el trabajo diario de los empleados. Por ejemplo, las herramientas deben estar siempre cerca las personas que las van a necesitar, no en otro piso o en la oficina al final del pasillo.

Un buen porcentaje de las ideas innovadoras que surgen al interior de una empresa tienen como origen el trabajo en equipo. Otro punto para optimizar las instalaciones es dar a cada individuo el suficiente espacio para trabajar cómodamente, pero colocarlo en un espacio abierto donde sea fácil que interactúe con los demás. Esto favorece el trabajo en equipo, el flujo de ideas y la comunicación.

Aunque el trabajo en espacios abiertos favorece el flujo de ideas, el diseño debe tener en cuenta que hay personas que tienen que trabajar en despachos individuales. Este sería el caso para los directores de finanzas o de recursos humanos, quienes manejan información confidencial y delicada que no debe estar al alcance de otras personas. 

El uso de la luz y de las divisiones al interior de una oficina también favorece la productividad. Lo mejor es utilizar luz natural y focos de luz blanca. Hay que cuidar el tipo de persianas y divisiones que se colocan. Para ahorrar espacio y no interrumpir el flujo de luz, lo adecuado es emplear puertas corredizas, paneles divisorios transparentes y estanterías de mediana altura. 

También es fundamental aprender a tener orden. Lo mejor que se puede hacer para optimizar un espacio es tener una buena organización. Los empleados de la planta deben saber en dónde va cada cosa y colocarla en su espacio designado al final de cada día. Eso, además de optimizar el espacio, favorece el funcionamiento correcto de la planta.

Por último, hay que aprovechar el suelo.  Las cosas que se pueden colocar en el techo y las paredes, como lámparas, percheros, etcétera, no deben ir en el suelo porque están ocupando espacio que se podría utilizar para otra cosa. Hay que optar por lámparas colgantes y estanterías colocadas en la pared. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario