Inyectan a México 132 MDP anuales en agroindustria

Soluciones Rotoplas para Agroindustria
Las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que la economía mexicana, pesa a la incertidumbre que desató la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, sigue en crecimiento. Durante el primer trimestre de 2017, el PIB aumenté en un 2.8%, que es ligeramente superior a lo que se había reportado en periodos anteriores. 

Aunque esta incertidumbre embarga a sectores como el automotriz y el agroalimentario, lo cierto es que de acuerdo a los datos publicados por el INEGI, el PIB de las actividades primarias, que incluye a la agricultura, a la ganadería, a la pesca, etcétera,  registró, en el segundo trimestre de 2017, un aumento del 0.9%, con relación al mismo periodo del año anterior, contra un incremento del 3.0% para la economía en su conjunto. Las actividades secundarias crecieron 0.5% y las terciarias 4.1%.

Ante este escenario, que es positivo en medio de las negociaciones del TLCAN, hay algunas fuentes de financiamiento que apuestan con fuerza al crecimiento del sector agroindustrial mexicano. Tal es el caso del financiamiento por medio de los Fideicomisos Instituidos con Relación a la Agricultura (FIRA). 

Los FIRA, cuyos financiamientos aumentaron de 111 mil millones de pesos en 2011 a 132 mil millones de pesos en 2016, cuentan con varios programas de crédito que se otorgan a través de intermediarios financieros autorizados para operar determinados recursos. 

El dinero obtenido a través de esta clase de financiamientos beneficia al campo mexicano ya que los recursos pueden utilizarse para cubrir necesidades de capital de trabajo, como compra de materiales, insumos y materia prima, pago de jornales y salarios, entre otros muchos otros gastos relacionados con la producción agropecuaria.

Estos financiamientos, que pueden trabajar de manera coordinada con la SAGARPA, tienen la posibilidad de ser utilizados en cualquier actividad económica legal que se desarrolle en los sectores agropecuario, pesquero, forestal y rural en comunidades con hasta 50 mil habitantes. 

La existencia de esta clase de apoyos y de los programas de la SAGARPA muestra que México apoya al sector agropecuario al otorgar garantías para desarrollar proyectos relacionados con las industrias de las actividades primarias, y que, a pesar de las renegociaciones del TLCAN se confía en el crecimiento del sector agroindustrial del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario