Las negociaciones del TLCAN afectarán la agroindustria mexicana

Soluciones Rotoplas para Agroindustria
Una de las propuestas centrales de la campaña de Donald Trump fue la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Según indicó a lo largo de 2016, durante su campaña electoral por conseguir la nominación republicana primero y posteriormente el boleto a la Casa Blanca, Estados Unidos no se había beneficiado con la firma del acuerdo comercial, por lo que era necesario revisar los términos. En ese tiempo, Trump abiertamente habló de la posibilidad de abandonar el tratado en caso de no llegar a un acuerdo más favorable para su país.

Ante el triunfo del neoyorquino en la contienda presidencial del año pasado, equipos de trabajo de Canadá, Estados Unidos y México se han reunido en varias ocasiones para revisar los términos del TLCAN. Aunque las negociaciones continúan y aún nada es definitivo, mucho se especula en los medios de comunicación y en las cúpulas empresariales y comerciales sobre el impacto que una posible salida de Estados Unidos tendría en la economía y bienestar de México. 

Según publicó El Financiero, varias industrias, entre las que destacan la automotriz la agropecuaria, la manufacturera, la energética y la farmacéutica, podrían verse  afectadas si el vecino del norte decidiera abandonar el tratado comercial que se negoció bajo la presidencia de Carlos Salinas de Gortari y que entró en vigor el 1 de enero de 1994. 

A raíz de la firma de este acuerdo con Canadá y Estados Unidos, México se benefició grandemente en el ámbito de la creación de empleos. Esto favoreció también a los campesinos mexicanos, que, en lugar de emigrar a los Estados Unidos para buscar trabajo, tuvieron la oportunidad de ser contratados por exportadoras nacionales. Estas nuevas condiciones de empleo y comercio permitieron que nuestro país exportará más productos a Canadá y a Estados Unidos.

Las exportaciones agroalimentarias aumentaron en un 9% anual durante los primeros años posteriores a la firma del acuerdo. A más de veinte años de la entrada en vigor del TLCAN, estas ventajas para el campo  mexicano siguen siendo reales. Entre junio de 2015 y julio de 2016, México exportó aguacate a decenas de países, pero Estados Unidos fue el principal mercado, ya que recibió alrededor de 866 mil toneladas de ese producto, que principalmente se cosechó en el estado de Michoacán.

Según El Financiero, el rompimiento del TLCAN es un riesgo acotado, ya que el intercambio con el vecino del norte se daría bajo las normas de la Organización Mundial de Comercio, que no suponen una carga arancelaria elevada. En el caso de la agroindustria, los aranceles que México pagaría para enviar productos a México serían del 6.4%. 

Lejos de caer en un escenario catastrofista o apocalíptico, expertos mexicanos coinciden en que el fin del acuerdo comercial con Estados Unidos no cancelaría la competitividad del país.



No hay comentarios:

Publicar un comentario