La industria mexicana enfrenta fugas de capital extranjero

Tanques Industriales

A lo largo de 2016, durante su campaña electoral por conseguir las llaves de la Casa Blanca, Trump expresó una serie de posturas que, de cristalizarse, podrían afectar a México en cierta medida. Su triunfo en noviembre de dicho año causó dudas sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que, tras ser negociado durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, entró en vigor en enero de 1994.

De acuerdo a Trump, el TLCAN no ha beneficiado a Estados Unidos a lo largo de los últimos 24 años, sino, en gran medida a México. Su triunfo significó el inicio de la renegociación del tratado, pero, debido a la falta de acuerdos sobre algunos puntos, Canadá, México y Estados Unidos han extendido las discusiones sobre el futuro y modificaciones del acuerdo comercial.

El desconocimiento de los resultados de la renegociación ha provocado cuestionamientos e incertidumbre entre los mexicanos, pero también entre los inversionistas extranjeros que han comenzado a mostrar cierta aversión a colocar su capital en ciertos sectores.

Algunas empresas del sector industrial han sufrido pérdidas en los valores de sus acciones en la BMV debido a la incertidumbre. La institución de la reforma fiscal de Estados Unidos, lanzada por la administración del neoyorquino y que tiene como objetivo incentivar las inversiones en el vecino del norte, es otro factor que está poniendo a México en una situación complicada en 2018.

Además del factor Trump, México sufrió una enorme fuga de capital extranjero en 2016. Sin embargo, los expertos argumentan que la fuga de estos recursos de debió en buena medida a volatilidad internacional provocada por el Brexit, la caída de los precios del petróleo y la turbulencia de los mercados financieros chinos.

A pesar esta situación, el sector industrial sigue teniendo un peso importante en la economía del país. Según datos reportados por el INEGI, el sector industrial representó el 16 por ciento del total del Producto Interno Bruto. México continúa siendo altamente competitivo en las industrias de alimento y bebidas, automotriz y electrónica gracias a las ventajas que ofrece: bajos costos de operación, manufactura de calidad y una ubicación geográfica privilegiada.


Ante la fuga de capitales extranjeros, México puede ofrecer estas importantes ventajas competitivas y sumarlas a los procesos de digitalización y de la Industria 4.0  para fortalecer la economía nacional. Aunque es cierto que la renegociación del TLCAN pesa sobre las industrias mexicanas y sobre los riesgos que los inversionistas extranjeros están dispuestos a tomar, lo cierto es que México continuará siendo un fuerte aliado comercial de muchas naciones repartidas por el mundo y que podrá seguir haciendo negocios con Estados Unidos bajo otros términos que no son del todo desfavorables. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario