¿En dónde se invierten los recursos de candidatos y comités electorales?

Soluciones Rotoplas Gobierno

Por al menos dos razones,  2018 será un año clave para México.

En primer lugar, México se encuentra inmerso en una serie de pláticas que tienen como propósito renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La discusión se ha extendido mucho más allá de lo planeado, pues algunos expertos en temas de comercio indicaban que lo ideal era que la renegociación concluyera en 2017 para evitar la politización del tema.

Precisamente las elecciones que se celebrarán en México el 1 de julio de 2018 son otra situación clave en la vida nacional. En julio, los mexicanos elegirán a un nuevo presidente, a 7 gobernadores, al jefe de gobierno de la Ciudad de México,  a 128 senadores, a 500 diputados y a diversas autoridades locales.
Las campañas electorales siempre significan un interminable bombardeo de propaganda electoral y la consiguiente inversión de miles de millones de pesos. En esta ocasión, está estipulado que las campañas se efectúen desde el 30 de marzo y hasta el 27 de junio. Ante esta realidad, es válido preguntarse en qué se invierten los recursos de los candidatos y los comités electorales.

Ser contendiente en una elección cuesta. Los recursos, en su mayoría se emplean en gastos de campaña: contratación de personal, viajes por el país, el estado o el distrito electoral, establecimiento de una oficina de campaña, publicidad, etcétera. Estos gastos habitualmente son muy altos debido a lo costoso que se ha vuelto buscar un puesto de elección popular.

Sin embargo, tras los terremotos del 7 y del 19 de septiembre de 2017 y ante las muestras de solidaridad de los ciudadanos de a pie, algunos partidos decidieron destinar  recursos de su presupuesto anual a los esfuerzos de reconstrucción de las zonas dañadas por los fuertes sismos.

En el caso de 2018, los partidos políticos recibirán 6 mil 778 millones de pesos aprobados por el Instituto Nacional Electoral (INE) más los montos que recibirán de cada uno de los estados del país, por lo que en total dispondrán de 11 mil 904 millones de pesos para gastar en las elecciones.

Aunque buena parte de este dinero se invierte en el pago de gastos publicitarios que tienen como propósito transmitir las plataformas políticas de los candidatos, algunas áreas de la economía se benefician de manera considerable. Por ejemplo,  del incremento en el gasto público derivado de las elecciones impulsa el consumo privados y las ventas de los comercios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario