La importancia de las fianzas en proyectos de obra pública


Los beneficios derivados de ganar una licitación de obra pública para nuestra empresa constructora o proveedora de servicios, van acompañados de responsabilidades que se estipulan por la vía legal. Aunque la ética profesional y voluntad del contratista se inclinen hacia cumplir en tiempo y forma con lo prometido, existe un mecanismo para responsabilizarse, en caso de no hacerlo.

Tal como lo haces con tu salud, tu automóvil e incluso con tu casa, con la adquisición de una póliza de seguro el proveedor respalda su capacidad de cumplimiento y previene situaciones inesperadas. En el caso de las obras públicas, este tipo de aseguramiento se denomina fianza, y es un instrumento que da solvencia a quien lo adquiere, para cubrir las obligaciones contraídas.

Generalmente, la dependencia receptora del servicio elige el tipo de fianza que mejor se adapte a las características particulares del proyecto en cuestión.

Para que tu experiencia como proveedor del sector gubernamental sea positiva y permita a tu empresa ganar la confianza y satisfacción del cliente, te presentamos algunos aspectos que la Ley de Obras Públicas y Servicios contempla con relación a las fianzas:

Son ajustables: Cuando el proyecto sufre ampliación o recorte presupuestal, la fianza debe crecer o disminuir con él.

Monto: De acuerdo con lo establecido en el artículo 91 de la ley expuesta, la fianza deberá corresponder por lo menos al 10 por ciento del monto total autorizado para el contrato.

Flexibilidad: Cuando el proveedor goza de buena reputación y de la confianza de la dependencia receptora, ésta tiene la facultad de reducir el monto de la fianza de cumplimiento.

Procedimiento: En caso de detectar un proyecto viciado o defectuoso dentro del plazo de cobertura, la dependencia gubernamental deberá notificar a la aseguradora que expidió la fianza, así como notificar al proveedor para que tome cartas en el asunto.

Previsiones: Una póliza de fianza debe contemplar el cumplimiento de todos los acuerdos del contrato, definir el procedimiento de cancelación de fianza, vigencia, y apegarse a la Ley Federal de Instituciones de Fianzas.

Analizar las condiciones de la póliza de fianza antes de adquirirla y averiguar la reputación de la aseguradora pueden ayudarte a que este respaldo jurídico cumpla su cometido. De esa manera, el licitante gana la confianza de quien contrata, mientras que las dependencias obtienen el respaldo legal de cumplimiento que sus proyectos requieren.

Necesitas un proveedor de total confianza, conoce las Soluciones para Gobierno de Dinámica en Soluciones, enfocadas a mejorar la calidad de vida y economía de la población. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario