Riesgos comunes en proyectos de construcción para el gobierno


Todo proveedor tiene la consigna de satisfacer a detalle las necesidades y encomiendas de su cliente, con la intención de ganarse su confianza y recomendación. Una mala administración puede llevarte a incumplir en su totalidad la obra pactada, lo cual puede tener consecuencias legales y sanciones económicas.

Cuando nuestro contratante es una dependencia del sector público, además de brindar un buen servicio es necesario tener en cuenta otras consideraciones que, además de establecer nuestras obligaciones, respalden nuestros derechos de contratista. Al no definir cuáles son y qué implicaciones tienen esos derechos y obligaciones cuando nos encargamos de administrar una obra pública, permitimos que existan una serie de riesgos que pueden desencadenarse durante su ejecución.

Con la finalidad de que puedas identificarlos y prevenirlos, te exponemos los más comunes:

Ausencia de normas: Establece cuáles serán las normas de administración del proyecto, en función de la utilidad que tendrá, la planificación prevista para su desarrollo, y una guía de ejecución y control. No contar con normas claras te expone a tomar decisiones que no se enfoquen en las necesidades del cliente.

Mala planificación: Cuando el plan del proyecto no estipula los recursos económicos suficientes para ejecutarlo, o prevé tiempos de entrega fuera de la realidad es imposible concluir la obra de acuerdo con la estimación. Evítalo consultando estadísticas, procedimientos anteriores y cualquier dato que te brinde una idea realista del esfuerzo, recursos y costos que serán necesarios.

Mala comunicación proveedor-cliente: No comunicarnos con quien nos contrata, hace difícil tener una apreciación objetiva de sus expectativas, mientras que a nuestra contraparte le hace difícil medir la efectividad y avances de nuestro trabajo. Pactar reuniones periódicas de retroalimentación con quien nos supervisa puede evitar que caigas en este riesgo.

Incumplimiento de acuerdos: Es importante que ambas partes los cumplan. Para dar formalidad, puedes implementar la firma de oficios o constancias de cumplimiento.

Personal de sobra: Es importante analizar cuántas vacantes generará el proyecto, reclutar al personal y definir sus roles y responsabilidades. Con ello, cubrirás todos los puestos y ninguno sentirá que su trabajo está de más.

Cambios de última hora: Para evitar que el cliente haga peticiones extraordinarias, establece fechas límite para recibir sugerencias y confirma el siguiente paso de la obra antes y después de implementarlo. Con ello además se evitarán costos extra.

Evita correr riesgos y solicita tu cotización en las Soluciones Rotoplas para Gobierno,

No hay comentarios:

Publicar un comentario