Formas de cuidar el agua en la industria química y alimentaria


Es muy común que se aborde el tema de cómo cuidar el agua en el hogar, pero siendo la industria uno de los sectores que más consume agua, ¿cómo pueden las grandes empresas cuidar y optimizar el uso de este líquido? ¿no sería igual de importante optimizar su uso en la industria que en la vida doméstica? 

En determinadas industrias como la química y la alimentaria, el agua se convierte en parte importante del presupuesto de gastos mensuales. Es imprescindible que las empresas se aseguren tanto de que la calidad del agua sea la adecuada como de realizar un consumo responsable del agua. 

Para cuidar el agua adecuadamente, las empresas deben realizar un estudio que evalúe la cantidad de agua que se consume mensualmente en la empresa, para qué se utiliza, cuándo se utiliza, quién la utiliza, cómo se utiliza y las zonas de la empresa donde se realizan dichos consumos. Dicho estudio será la base de análisis de los empresarios para determinar en qué áreas y procesos se puede optimizar el uso de este recurso. 

Una vez realizado dicho estudio, el siguiente paso es instalar un medidor de agua, una herramienta que brinda control sobre el consumo, desabasto y desperdicio del líquido dentro de las actividades de la empresa. Un dispositivo que informe sobre posibles problemas en las instalaciones hidráulicas como filtraciones de agua o fugas, así como el uso indebido por parte del personal, como pueden ser grifos abiertos o consumo excesivo de agua en algún proceso. 

Entre las recomendaciones más eficientes para el cuidado del agua en la industria podemos destacar las siguientes: 
Reducción del uso de sustancias químicas que permitan reutilizar el agua. 
Conocer el tipo de aguas residuales para hacer posible la reutilización a través de procesos de tratamientos de aguas limpias y de aguas residuales. 
Uso eficiente de la maquinaria, optimizando su máxima capacidad y aplicando programas del uso óptimo del agua en sus operaciones. 
Implementar sistemas de limpieza en seco, como barrer o aspirar y utilizar sustancias desinfectantes. 
Ajustar las presiones del flujo de agua para ofrecer niveles de salida limitados, permitiendo únicamente la salida del agua necesaria, reduciendo así su desperdicio. 
Brindar mantenimiento y supervisión constante a instalaciones hidráulicas. 
Prevenir y reparar cualquier fuga, filtración o evaporación. 
Utilizar, en la medida de lo posible, aguas recicladas para fines industriales. 
Contar con sensores de control infrarrojo en los grifos y cisternas que eviten el desperdicio de agua por descuido. 
Optimizar el uso de aparatos de refrigeración y calefacción. 
Utilizar mecanismos de riego automatizados. 

Pero la más importante de todas es contar con tecnologías que faciliten los procesos de control y medición de agua en los tanques. El Medidor de Agua para Tanques, Tecnolevel, permite conocer los niveles de llenado con gran precisión, con un sistema inalámbrico y fácil de instalar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario