¿Tus tanques y cisternas hacen esto por ti?


El simple hecho de abrir el grifo y ver salir el líquido transparente que utilizamos diariamente para diversas actividades, provoca que naturalicemos un proceso complejo que tiene diferentes pasos y elementos que son indispensable para tomar una ducha, lavar el automóvil o limpiar el patio. 

Existe una gran diferencia entre un tinaco y una cisterna. Aunque ambos sirven para almacenar agua, las cisternas se colocan debajo del suelo y requieren de una bomba para enviar el agua al sistema de distribución. Por su parte los tinacos se encuentran en la parte superior de las viviendas y es gracias a la gravedad como pueden distribuir su contenido dentro de la instalación. 

Cuando se trata de una cisterna, es necesario colocar un sistema de bombeo que lleve el agua de la cisterna a un tinaco en la azotea de su hogar o contar con un sistema hidroneumático que, al bajar la presión del agua en la tubería, se active y comience a bombear el agua para mantener la presión en la red de distribución. Un sistema hidroneumático será suficiente y tiene grandes ventajas. Así se puede prescindir de un tinaco en el techo y mantener la presión constante. 

Los principales beneficios de una cisterna son: Aumentar la capacidad de almacenamiento de agua sin reducir el espacio en la terraza de las construcciones. Son una alternativa para minimizar los efectos del racionamiento de agua en zonas con abastecimiento irregular de la red pública. Facilitan la recepción de agua con la presión adecuada cuando las redes públicas de abastecimiento no son suficientes para alcanzar los lugares elevados. 

Un tanque de almacenamiento de agua sirve para contener agua que luego se moverá por las tuberías. Cuando de tanques de almacenamiento se trata, el área donde se instala debe ser totalmente plana, procurando que esté libre de residuos como arena que pueda dañar el fondo del tinaco. Se recomienda una base limpia de al menos 20 centímetros más ancha que el diámetro del tanque. 

Los principales beneficios de un tanque de almacenamiento son los siguientes: Son ligeros y fáciles de manejar. No se oxidan ni se corroen. Menor inversión que el acero inoxidable. Poseen grados de certificación. Resisten fuertes golpes y climas extremos. No requieren mantenimiento técnico. No alteran las propiedades físicas ni químicas del contenido almacenado. 

Los tanques de almacenamiento más útiles, completos y novedosos utilizan tecnologías de medición de agua, con el objetivo de tener un mayor control sobre la misma. Tecnolevel, el novedoso Medidor de Agua para Tanques, viene incluido con los productos de la marca Tecnotanques. Visita Tecnotanques con Tecnolevel y descubre todas las ventajas de medición, junto con su sistema inalámbrico y fácil de instalar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario