¿Cómo puede la agroindustria lograr un mundo más sostenible?


Teniendo como objetivos principales la salud del ambiente, la rentabilidad y la equidad tanto social como económica, la sostenibilidad se apoya en el principio de cumplir con las necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las siguientes generaciones para sustentarse.
 
La sostenibilidad agrícola implica el óptimo manejo de los recursos naturales:
 
-  Buen mantenimiento y preparación de suelos fértiles.
-  Manejo inteligente del agua.
-  Minimizar la contaminación del aire, agua y la tierra.
-  Promover la biodiversidad.
 
A partir de estas vertientes, las técnicas y soluciones sostenibles aplicadas al campo, pueden generar cambios determinantes para enfrentar a las necesidades de consumo actuales y estar listos para el futuro mientras que se manejan los recursos de forma responsable e inteligente.
 
Tractores automatizados. Se han presentado modelos de tractor auto-conducido. Gracias a la automatización y la referencia del terreno por medio de GPS, se pueden programar rutas para que se manejen por sí mismos y realicen tareas de forma más precisa, mientras que le permiten al operador dedicar su tiempo a otras áreas administrativas aun estando en la cabina.
 
Tecnología GPS. Existen tecnologías GPS para los tractores, que le permiten a los agricultores el demarcar su terreno, muestrear la tierra y monitorear la cosecha. La tecnología también permite que se pueda trabajar en condiciones de baja visibilidad, ya sean días lluviosos, con neblina o polvo, para maximizar la eficiencia.
 
Precisión en el manejo de agua. Algunas empresas utilizan sensores para detectar los niveles de humedad y temperatura en la tierra, para que se puedan crear sistemas de irrigación a la medida de cada condición dentro del terreno. Sistemas de riego de goteo para frutas y vegetales pueden ser más eficientes al contar con la información de los sensores, y así reducir la evaporación y la cantidad de agua utilizada.
 
Cultivos modificados genéticamente. Estos están preparados para resistir sequías o requerir menos pesticidas (cultivos Bt) al generar proteínas cristalizadas que son tóxicas para muchos insectos. Las generaciones de cultivos genéticamente mejorados para combatir enfermedades han podido salvar cosechas y a las industrias que las producen.
 
La versatilidad de los drones. Las aplicaciones de estos dispositivos a control remoto siguen extendiéndose más allá del esparcimiento y las artes audiovisuales. La instalación de cámaras especiales y sensores infrarrojos pueden arrojar información detallada sobre las condiciones tanto del suelo como de los cultivos, detectando niveles de humedad para optimizar el riego, los posibles brotes de plagas y enfermedades. Algunos desarrolladores aseguran que la información obtenida de los sensores de luz casi infrarroja pueden ayudarnos a detectar problemas en plantas hasta diez días antes de que se manifiesten a simple vista, lo que puede hacer la diferencia entre una cosecha fallida y una cosecha abundante.
 
Interconectividad. Ya sea en portales en línea o por medio de aplicaciones que puedan manejarse desde tablets o celulares, permiten a los agricultores operar su maquinaria, conseguir información al momento y verificar el progreso de cada proceso. Este beneficio es de especial importancia para condiciones con presupuesto limitado, como en países en desarrollo, para sacar el máximo de los recursos disponibles. 

Dinámica en Soluciones, uno de los principales Distribuidores Rotoplas en México, presenta distintas soluciones para que las actividades en el campo se vuelvan más sostenibles. Conoce las Soluciones Rotoplas para Agroindustria y su variedad de productos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario