El internet de las cosas está revolucionando la forma de vivir


Es enorme, realmente enorme la cantidad de datos que viajan en internet cada minuto. Estos datos, sumados a un buen procesamiento de la información, uso de tecnología, interpretación cualitativa y creatividad, han dado como resultado el internet de las cosas, que a pesar de ser más complejo de lo que imaginamos, podemos resumirlo en la conectividad de las situaciones o elementos en nuestra vida diaria con el fin de conocer en tiempo real lo que está pasando.

Los objetos conectados con sus usuarios a través de internet están aumentando en calidad y cantidad de manera impresionante. En 2003 el promedio de dispositivos conectados era de 0.8 por cada persona, y para el 2010 eran 1.84 dispositivos. Más del doble en solo 7 años. La aparición de los Smartphones y de las redes sociales ha sido determinante para el aumento de la cifra de las cosas con las que nos conectamos todos los días. Estos aspectos que nos parecen totalmente normales son los que han trazado el camino del internet de las cosas.

El internet de las cosas nos ofrece un uso individual y personalizado de cada uno de los objetos cotidianos con los que interactuamos todos los días: smartphones, televisiones, electrodomésticos, coches, relojes, etc. Podemos personalizar cada dispositivo para darle exactamente el uso que a nosotros nos interesa. En la actualidad se habla que apenas el 1% de las cosas con las que interactuamos diariamente están conectadas a internet; pero imaginemos el potencial de conectar a internet la mayoría de los elementos prácticos de nuestra vida. ¡Las posibilidades son infinitas! El avance tecnológico del internet de las cosas permite a las marcas incorporar a sus productos detalles novedosos e innovadores que posibiliten mejorar la oferta de sus productos para sus usuarios. Tanto empresas como usuarios podrán monitorear los datos que recolectan los dispositivos conectados a internet en tiempo real, y con estos datos las mejoras e innovaciones en los productos llegarán de forma más rápida y acertada, al eliminar el “prueba y error” e ir directamente a las necesidades reales y concretas de los usuarios.

Las cifras y estadísticas del internet de las cosas indican una clara tendencia a al crecimiento, ya que han estado cambiando la vida de las personas para bien. La automatización de procesos nos permite vivir una vida más cómoda y sencilla, como usuarios pero también como personas, al mismo tiempo que el aumento de la seguridad y la reducción de riesgos aportan tranquilidad a los hogares de las familias. Los dispositivos Smart se vuelven cada vez más accesibles, lo que facilita o al menos aumenta las posibilidades de que más familias los vayan comprando. Pero incluso si no fuera así, la inversión vale la pena, pues vivir con tranquilidad y control realmente no es algo a lo que se le pueda poner precio.

El internet de las cosas es una metodología de ventajas que de principio puede parecer lujosa, pero sus aplicaciones tienen como objetivo principal mejorar la calidad de vida. Para empezar a convertir tu casa en una smart house, instala el kit TecnoLevel y LevelGas, medidores de agua y gas, para que nunca pierdas el control de tus servicios. 

¿A usted qué le interesa medir en su casa o en la industria?


No hay comentarios:

Publicar un comentario