La sostenibilidad: una oportunidad para la agroindustria en México


La sostenibilidad es un tema complejo que incluye varias facetas, incluso lo económico (pues debe ser un negocio redituable, que a su vez fortalezca la economía), lo social (quienes trabajan en el campo y el beneficio compartido con la comunidad circundante) y lo ambiental. En México, los beneficios que se pueden obtener al hacer la transición a prácticas sostenibles son enormes:
 
Se contribuye a la conservación ambiental. Al obtener un mayor potencial de la misma superficie, se reduce la presión de extenderse a campo abierto y bosques, asegurando así que se preserve la flora y fauna local. Además de esto, se consiguen los objetivos de preservar la riqueza mineral de los suelos cultivados, se mejora la calidad del aire y los recursos acuíferos.
 
Se previenen riesgos de salubridad. Las prácticas sostenibles en agricultura buscan evitar el uso de pesticidas y fertilizantes, y así producir cosechas de frutos, vegetales y otros cultivos de forma segura para los consumidores. Esto incluye el propio cuidado y manejo de los desechos producidos por el ganado, se previene la exposición a patógenos, toxinas y otros contaminantes riesgosos. Incluso el proceso mismo del cultivo, ya que su cuidado es una atractiva ventaja de mercadotecnia para los consumidores que buscan productos sin procesar.
 
Prevención de la contaminación. Las actividades sostenibles buscan alternativas que tengan el mínimo efecto en el ambiente, que en casos es nulo o que promueve su recuperación. Prácticamente todos los desechos producidos se quedan dentro del ecosistema agrícola.
 
Reducción de costos. Al elegir opciones sostenibles, como las energías renovables, se reduce la dependencia hacia los combustibles fósiles y las redes públicas, produciendo significativos ahorros relacionados con su compra y transporte. Dichas reducciones se reflejarán en el costo general del cultivo y ampliarán los márgenes de ganancia.
 
Biodiversidad. Los terrenos agrícolas sostenibles promueven la variedad de cultivos y animales. Gracias a la rotación, la tierra se enriquece, al igual que se previenen brotes de enfermedades y plagas.
 
Benéfico para los animales. Las prácticas sostenibles resultan en mejores cuidados para el ganado, con más humanidad y respeto. Se promueve que sus hábitos alimenticios sean como en la naturaleza, ya sea pastando o hurgando la tierra, logrando su crianza de forma más natural, y así se protege su salud.
 
Beneficio económico. Además de la reducción de costos y una mayor productividad de la tierra, está la oportunidad de cosechar productos orgánicos, que tienen el atractivo de ser de alta calidad y totalmente naturales, características que son muy buscadas por los consumidores actuales. Ya sea por ayudar al ambiente o preservar su salud, están dispuestos a pagar un precio diferenciado por estos productos.
 
Igualdad social. El beneficio de las prácticas sostenibles también cubre la mano de obra, ya que al existir técnicas optimizadas y mayores ganancias, existe la oportunidad de ofrecer condiciones de trabajo mejor remuneradas, más justas y humanas.

Conoce las Soluciones Rotoplas para Agroindustria que Dinámica en Soluciones tiene para lograr adoptar acciones más sostenibles para el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario